Liderazgo Empresarial como herramienta de crecimiento

Si has llegado hasta aquí buscando cómo mejorar el liderazgo empresarial, quiere decir que vas por buen camino. Los líderes tienen que estar en constante desarrollo y contar con algunas características individuales que les permitan inspirar a su equipo de trabajo para que alcancen las metas propuestas. 

Liderazgo Empresarial

Una persona con fuerte liderazgo es aquella que es influyente por su forma de actuar o de ser, que es capaz de influir en las personas de forma positiva. Un buen líder es la persona que trabajando con entusiasmo lograr todos sus objetivo, quizás tú quieras ser una de ellas para eso debes tener en cuenta algunas cosas que debes saber sobre liderazgo, veamos.

Actitud y empatía

Todo líder que se precie debe ser empático y con una actitud siempre positiva y de superación

Uno de los mayores problemas en el liderazgo empresarial es el olvidar que todos hemos sido subordinados, si, incluso los que han trabajado toda su vida por cuenta propia han tenido unos padres y profesores que les han marcado el camino que debían seguir como subordinados. Esto lleva a una cultura yoísta donde no hay nada más importante que el yo mismo. Sin duda, se trata de un problema muy común en el ámbito empresarial con el que se debe acabar para poder cumplir las metas.

Puede que también te interese…

Un buen líder deja a un lado su ego para trabajar en equipo poniéndose al mismo nivel de sus trabajadores, sin caer en el exceso de confianza, claro está. La línea gerencial debe estar ahí, sin embargo, se debe tener empatía por los problemas y necesidades de cada trabajador. Un líder debe saber escuchar.

Da ejemplo, no hay nada más importante para un líder que una imagen limpia y comprometida. Sin embargo, hay algo más importante: la inspiración. Los líderes de verdad inspiran a su equipo de trabajo en las tareas mediante la iniciativa propia.

Cree en ti, en el proyecto y en tu equipo

Soy de esas personas que les gusta tener la cabeza en el cielo y los pies bien puestos en la tierra, por ello me gusta ponerme objetivos importantes, pero marcando unos hitos alcanzables en un corto plazo de tiempo.

Es muy común desanimarse cuando no obtenemos los resultados esperados y con el tiempo dejamos de creer en nosotros mismos o en el proyecto, pero esa actitud derrotista no hará otra cosa que complicarte el alcanzar tus objetivos.

Una de las armas más peligrosas es la inseguridad, por lo que debes procurar tener seguridad en ti mismo y transmitir a tu equipo de trabajo esa seguridad.

Se perseverante y busca soluciones diferentes

Es importante que seas perseverante ya que en ello va al éxito. Si deseas conseguir los mejores resultados debes esforzarte por obtener las respuestas más favorables y no abandonar ante las dificultades, pero no debes darte cabezazos contra el muro. Ante las complicaciones para un rato a pensar la mejor solución, planifica y vuelve a intentarlo.

Mas adelante veremos que para ejercer un liderazgo empresarial sólido es necesario ser visionario y contar con una estrategia a corto, medio y largo plazo en la que no improvisemos.

Respeto y humildad

El respeto es una de las banderas de un buen líder, evita faltar el respeto a los trabajadores o de hacer referencias a tu puesto en la organización, porque queda muy mal visto. Si tienes que recordar a tu equipo cual es tu posición en la empresa es que algo estás haciendo mal.

Evita el mal humor, si tienes un mal día evita a toda costa llevar esta mala vibración a tu equipo de trabajo ya que esto hará que disminuya la calidad de la producción.

El liderazgo empresarial en ocasiones nos exige esfuerzos, pero cuando conviertes estas actitudes y aptitudes en un hábito todo es mucho más fácil.

Crea un ambiente laboral sano

Con el fin de evitar conflictos y enfrentamientos entre los empleados de la empresa se recomienda implementar una política de competencia sana en la cual los trabajadores sean juzgados por su comportamiento y producción en la empresa.

Para ello cada miembro del equipo debe tener muy claro cuales son sus funciones y objetivos a lograr.

Nuestra empresa debe ser un mecanismo bien engranado en el que cada miembro colabore a los objetivos de productividad de la empresa.

También te puede interesar:

Visión y Estrategia

Para que un líder pueda influir de forma positiva en un equipo de trabajo, es necesario que tenga una visión positiva y realista sobre el futuro.

El líder debe realizar una planificación teniendo en cuenta los recursos disponibles, el tiempo y los objetivos que se deben alcanzar. 

El líder debe ser visionario, adelantarse a lo que pueda pasar y estar preparado, por ello debe estar continuamente buscando información macro económica, información sobre su sector e información respecto a la evolución interna de su empresa.

Un líder se encarga de fijar metas y objetivos y se asegura de que se cumplan. Las metas pueden estar relacionadas con la mejora de los procesos de la compañía.

Visualiza planes concretos: evitar crear estrategias de último momento, planifica objetivos claros y fija hitos para llegar al resultado que necesitas. 

Organiza, planifica y cumple los hitos marcados. Finaliza las tareas: antes de comenzar una nueva asignación siempre termina con la anterior. Evita acumular a tu equipo de trabajo tareas sin terminar esto generaría un caos y perdería el control de la situación.

A fin de realizar una buena estrategia es necesario haber validado nuestra idea de negocio con herramientas prácticas y fiables que nos den una visión clara y objetiva. Si todavía no has validado tu idea de negocio te recomiendo que te descargues la guía que he elaborado para ti.

Valida tu idea de negocio

Crea iniciativas e integra a tu equipo

Planifica proyectos que puedan potenciar las habilidades de cada miembro de tu equipo de trabajo. Estas gestiones te ayudarán a fomentar la creatividad en tu ambiente y favorecer el emprendimiento en los trabajadores.

Un líder debe ser capaz de integrar a todo su equipo en el proyecto.

Seguro que también te interesa…

Es responsabilidad de un líder detectar las debilidades y fortalezas de su equipo de trabajo. Lo ideal es hacerle saber a los trabajadores cuáles son sus debilidades y fortalezas y ayudarlos a desarrollarlas. Para ello, puedes incluirlos en cursos formativos que no solo ofrecerán valores añadidos a la empresa, sino que también lo agradecerán tus trabajadores.

Que cada uno de ellos puede hacer capaz de utilizar sus cualidades para el beneficio común.

Conoce y reconoce a tu equipo

Felicita al equipo, la buena motivación puede mejorar un ambiente de trabajo. Por lo que debes esforzarte por incentivar y dar mérito a tu equipo de trabajo para que continúen y mejoren a lo largo del tiempo. 

Un salario solo obliga a los trabajadores a asistir a la empresa. Sin embargo, los reconocimientos, formaciones y bonos harán sentir a los trabajadores más motivados. Conseguir este tipo de logros les hará sentir autorrealizados y felices.

Esfuérzate por conocer a tu equipo: un buen líder conoce cada miembro de su equipo y utiliza sus habilidades de forma positiva para mejorar el rendimiento de las actividades.

Aprende dotes de comunicación

Un buen líder debe saber comunicar de puerta para dentro y de puertas para fuera.

Para que la estrategia general de la empresa, la estrategia de producto, la estrategia de marketing y la estrategia de ventas esté perfectamente alineadas con la misión, visión y objetivos es muy necesario saber comunicar de forma correcta.

Sé sincero y preciso, el líder se debe expresar de forma clara y fluida para que el equipo pueda entender los motivos por los que se hacen las cosas. 

Lo que tengas que decir, dilo frente de frente. De esta forma, quedarás como una figura transparente, respetable y de fiar.

Se un líder, no un jefe

Para ejercer un buen liderazgo empresarial que integre a todo el equipo y genere buen ambiente en la empresa es necesario que no seas un jefe, a diferencia del líder, un jefe solo causa temor para obtener obediencia, abusa de su autoridad y no goza de ningún tipo de simpatía hacia sus trabajadores. Ser un jefe es convertirte en todo eso que odiaste alguna vez.

 

Si tomas en cuenta todos estos consejos podrás ser un excelente líder y tendrás los resultados esperados en poco tiempo. Si quieres mejorar la calidad de tu trabajo y estimular la producción aplica todo lo que en descrito anteriormente.

Sobre el autor

Santiago Vitola, emprendedor en serie, empresario y mentor de emprededores. Presidente y director general de N+E Business School (http://negociosyestrategia.com), presidente de FEPED (Foro de emprendedores y profesionales en las economías digitales, https://feped.org) y director general de EconomiaNews.es