Liderazgo Consciente

El Liderazgo Consciente es una herramienta que nos ayuda a realizar una mejor gestión empresarial mejorando el ambiente de trabajo. A lo largo de este artículo podremos ver las diferencias entre el liderazgo y el liderazgo consciente.

Durante mi juventud siempre pensé que era una persona humilde, sencilla y sin ego, pero cuando comencé a adentrarme en el maravilloso mundo de la consciencia me di cuenta que el 90% de mis acciones venían claramente condicionados por mi Ego, me dejaba llevar por las emociones, buscaba el reconocimiento de los demás, no aceptaba las críticas y culpaba a los demás de lo que no era capaz de lograr, incluso sin ni siquiera haberlo intentado.

Creía que los pensamientos que iban y venían por mi cabeza eran míos, que yo tenía el control, nada más lejos de la realidad, nosotros somos simples observadores de esos pensamientos y debemos evitar identificarnos con ellos. Al identificarnos con los pensamientos que rondan nuestra cabeza estamos alimentando nuestro ego. 

A lo largo de este artículo profundizaremos en los conceptos de liderazgo, conciencia y liderazgo consciente.

 

Liderazgo

El liderazgo es la capacidad que tiene una persona de influir, motivar y organizar un grupo de personas para lograr alcanzar unos objetivos. El líder debe gestionar la información y el poder de manera responsable y eficiente.

El liderazgo consciente aumenta la productividad, la facturación de la empresa y fomenta las relaciones humanas en la organización.

Características del líder:

El líder debe poseer unas características, actitudes y aptitudes para poder serlo, ya que debe transmitir confianza y seguridad. Algunas de estas características son las siguientes:

  • Debe poseer una gran capacidad de comunicación, tanto para transmitir sus ideas como para entender las de su equipo de trabajo.
  • Ha de tener una gran inteligencia emocional, es fundamental que sepa controlar sus emociones y entender las emociones de los componentes de su equipo de trabajo. Un buen líder nunca se puede dejar llevar pos sus emociones, ha de ser capaz de identificarlas, observarlas y aceptarlas.
  • Debe ser meticuloso estableciendo objetivos e hitos reales y alcanzables que exijan lo mejor de sus equipos pero que a la vez sean alcanzables y motivadores. Si los objetivos establecidos por la organización no son reales el equipo se desmotivará ante la imposibilidad de alcanzarlos.
  • Un buen líder debe conocer tanto sus fortalezas y debilidades, así como las de los miembros de su equipo y de la organización en la que trabaja. Solo siendo consciente de ellas podrá usarlas a favor de los objetivos de la organización.
  • El líder debe ser innovador y proactivo. Ha de buscar la forma de facilitar procesos, aumentar la productividad, mejorar la comunicación…
  • La misión del líder es gestionar adecuadamente la información sabiendo recabarla adecuadamente y transmitiendo dicha información en el momento preciso. 

Realmente la lista de cualidades que ha de tener un líder es infinita, pero la persona perfecta no existe, lo importante es que el líder aprenda a alinear sus objetivos con los de la organización, creando un buen ambiente de trabajo y logrando que se cumplan los objetivos en el tiempo establecido y de la forma más eficiente posible.

 

Empatía y Asertividad

Dos características importantes del líder son la empatía y la asertividad, por ello he decidido ponerlos en un apartado diferente.

Ambos conceptos están muy ligados a la inteligencia emocional

  • La empatía es el arte de ponerse en la piel del otro, de entenderle. Lo que comúnmente se llama ponerse en los zapatos del otro. La empatía es la intención de comprender los sentimientos y emociones de la otra persona de una forma objetiva y racional.

Mateo 22, 39
Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

  • Por su parte, la asertividad va más referido a la comunicación con los demás, se trata de transmitir de forma efectiva, firme, respetuosa y empática. La asertividad es la expresión de una sana autoestima.

 

Liderazgo consciente

Pero, ¿qué tiene esto que ver con el tema que vamos a tratar hoy? El liderazgo consciente tiene mucho de liderazgo, pero también tiene mucho de consciencia, por eso es muy importante que repasemos ambos conceptos. En este contexto el liderazgo es una aptitud profesional, mientras que la consciencia es un elemento fundamental de crecimiento personal.

En anteriores artículos del blog ya hemos hablado sobre el liderazgo y cómo ejercerlo de una forma enriquecedora y eficiente generando confianza tanto a nuestro equipo de trabajo como a nuestros proveedores, clientes…

Hoy vamos a ir un paso más allá y vamos a entrar en el apasionante mundo del liderazgo consciente, esto es, como ejercer el liderazgo desde el Ser.

Profundizaremos en el concepto de la “Consciencia”, todos entendemos en mayor o menor medida el concepto de liderazgo, pero no todos tienen claro que es la consciencia y cómo podemos experimentar un crecimiento personal desde ella.

En Internet basta con hacer una búsqueda con las palabras “Liderazgo Consciente” para encontrar cientos de artículos que versan sobre este tema, sin embargo no he encontrado ningún artículo que desglose este concepto en su verdadero sentido, “liderazgo Presente”.

Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8, 32). La verdad que libera al humano es la conciencia, la conciencia es el camino a la libertad, la libertad es la felicidad. La felicidad en las organizaciones es aumentar la productividad, aumentar la facturación y mejorar las relaciones humanas dentro de la organización buscando un equilibrio con la flexibilidad horaria, el salario…

Gracias al liderazgo consciente podremos obtener lo mejor de las personas.

 

El líder es Presente

Para ser un buen líder es necesario trabajar en un constante crecimiento personal y profesional. El líder debe dar ejemplo y por ello debe cultivar su SER.

El líder debe vivir el Ahora, no puede estar constantemente viviendo en los problemas del pasado y adelantando los problemas futuros. Como tampoco debe estar constantemente esperando al futuro para ser feliz. 

Al huir, Lot y sus hijas obedecieron a los ángeles y no miraron para atrás, pero su mujer, cuando se hubo alejado lo suficiente se paró y se dio media vuelta a observar, entonces se convirtió en una estatua de sal. La moraleja de esta historia es que mires para adelante, no te apegues al pasado o este te atrapará.

 

Otros artículos que te pueden interesar:

 

El liderazgo se entrena

Dicen que un líder nace, no se hace, sin embargo el liderazgo se puede aprender y entrenar. Hay personas que nacen con un “don” para liderar, son líderes natos, otras tienen que ejercitar sus dotes, cambiar sus actitudes y aptitudes para ejercer el liderazgo.

El liderazgo no es otra cosa que la capacidad de influir positivamente en una persona que te sigue. El líder no tiene necesariamente que tener más conocimientos que su equipo, de hecho es habitual que el líder tenga que gestionar equipos multidisciplinares en los que puede tener conocimientos de determinadas áreas pero desconocer completamente otras.

En tal caso, ¿cuál es el papel del líder? gestionar el equipo, gestionar la información, gestionar los tiempos, gestionar las interacciones… gestionar el proyecto a fin de cumplir en tiempo y forma con los objetivos marcados por la organización.

A lo largo de mi carrera profesional he trabajado en distintos proyectos, siempre me ha gustado rodearme de gente que sabía más que yo, encontrar un equilibrio entre personas con una dilatada experiencia profesional gestionando y jóvenes recién salidos de la universidad con ideas frescas e innovadoras. En ambos casos buscaba que yo pudiese aprender de ellos.

 

Las personas y el “Ego”

Llegados a este punto ya podemos adentrarnos en el liderazgo consciente, cuando hablamos de gestionar equipos estamos hablando de personas y cuando hablamos de personas tenemos que distinguir entre la forma (el cuerpo) y el Ser (la consciencia).

Para poder seguir avanzando en este apasionante y profundo tema del liderazgo consciente tenemos que hablar del “Ego” y la “mente” que si bien son complementarios no son la misma cosa, la mente alimenta el ego a través de los pensamientos.

Las personas que se identifican con los pensamientos que su mente genera están absorbidos por su Ego y deberán aprender a diferenciar entre su Ser, la Presencia, y dichos pensamientos. Los pensamientos no los piensa el YO, no son tus pensamientos, son pensamientos que genera la mente, al igual que tu no eres el encargado de respirar o de hacer circular la sangre por tu cuerpo. 

Basta prestar un poco de atención a los pensamientos para darse cuenta que no siguen ningún orden, van y vienen, unos son más largos y otros más cortos, unos versan sobre un tema y luego cambian radicalmente.

Para vencer al Ego hay que aprender a observar y aceptar, esto no quiere decir que te tengas que resignar, nada más lejos de la realidad, quiere decir que no te resistas al Presente.

 

La personalidad

Otro concepto importante a la hora de hablar de conciencia es la personalidad. La personalidad es el “maquillaje que tenemos todos los seres humanos”, es el puente que conecta el SER con el HACER.

Todas las personas tienen una personalidad, esto es, una forma de ser con sus virtudes y defectos. Con algunos rasgos exageradamente marcados y carentes de otros.

Al igual que pasaba con los pensamientos, es importante que no nos identifiquemos con nuestra personalidad, debemos aprender a separarnos de ella. Esto no quiere decir que perdamos nuestra identidad, pero no es excusa nuestra personalidad para no tratar de mejorar y superarnos cada día.

 

La identidad

Como hemos visto a lo largo de este artículo y seguiremos viendo, la identidad se forma con diversos componentes, a saber, la personalidad, el Ser, la forma, el Ego, los pensamientos… ¿pero esta es realmente tu identidad?

No, la única identidad que tenemos es el SER, el “Yo soy”, la conciencia, pero tendemos a identificarnos con otros componentes que de alguna forma son más tangibles.

El león tenía mucha sed, tanto que casi no podía andar, estaba muy débil. Yacía al cobijo de la sombra de un almendro, al lado de un río. El león sabía que debía beber agua para saciar su sed, pero cada vez que se acercaba veía su imagen en el agua, se asustaba y se alejaba creyendo que era otro león. Llegó un momento en que el león sabía que si no bebía ya inevitablemente se iba a morir así que venciendo su miedo se arrojó al agua, y entonces «el otro león» se esfumó.

De esta forma el León descubrió que el obstáculo era él mismo y la barrera que lo separaba de lo que buscaba había desaparecido. Muchas veces nuestro Ego, nuestros pensamientos, nuestra personalidad nos impide ser uno con nuestro SER.

 

Las personas y la forma

Si bien al hablar de liderazgo, la forma (el cuerpo) es irrelevante, este tema cobra una especial relevancia para adentrarnos en la espiritualidad de la persona.

El cuerpo es el encargado de transmitir las emociones y está alineado con la mente y el Ego.

No podemos dejar que las emociones se adueñen de nosotros, tenemos que ser capaz de entender nuestras emociones y aceptar la situación. Solo mediante la aceptación, la observación y el no-juzgar podremos ser unos buenos líderes.

Las emociones son reacciones subjetivas al ambiente que todos experimentamos que vienen acompañadas de cambios orgánicos y fisiológicos.

Las emociones sirven para responder a las situaciones cambiantes que se originan en nuestro entorno, las emociones son reacciones automáticas que nos ayudan a sobrevivir, a saber, miedo, felicidad, angustia, enfado, sorpresa…

Un buen líder ha de identificar sus emociones y controlarlas, también es importante que aprenda a identificar las emociones de los miembros de su equipo.

 

Yo interior y Yo exterior

A estas alturas ya podemos distinguir entre el “Yo Interno” lo que soy, y el “Yo Externo” lo que muestro que soy.

Parte del Yo interno es la conciencia, la Presencia.

Por su parte, en el yo exterior podemos encontrar los deseos del Ego, la forma, las emociones o la personalidad

En un contexto habitual, cuando hablamos del YO nos estamos refiriendo al Yo exterior.

Debemos alinear nuestros Yo para evitar una disociación, esto es cuando nos sentimos identificados con nuestro Ego, con nuestros pensamientos.

 

El control del Ego

Solo siendo conscientes de los pensamientos que genera la mente podremos controlar el Ego, tenemos que aprender a identificar aquellos pensamientos destructivos que no aportan valor.

Cuando criticamos a otras personas, cuando nos sentimos incómodos con las actitudes de otros en realidad nos estamos haciendo daño a nosotros, estamos cediendo el poder a nuestro Ego.

Las mentes ególatras son muy dadas a “ver la paja en el ojo ajeno, pero no ven la viga en el suyo” tal como dijo Jesucristo. La ley del espejo nos indica que vemos nuestros defectos y carencias en los demás, pero nuestro ego lo quiere justificar, quiere que nos sintamos superiores.

En este sentido es importante que el líder no se sienta identificado con los pensamientos que genera su ego ni con las emociones que genera su cuerpo. El líder ha de aprender, por ejemplo, a alegrarse por los éxitos de los demás y no tener miedo a que lo desplacen. Es muy habitual encontrar personas que sienten miedo a que sus subordinados les puedan quitar su puesto de trabajo. Un buen líder aprende a delegar para poder multiplicarse.

En los libros de Autoayuda disfrazan al Ego de monstruo, nada más lejos de la realidad. El EGO solo es un monstruo si no aprendemos a “identificarlo” y a no “identificamos” con él.

La de errores que he cometido en mi vida personal y profesional por culpa del Ego. Ya en el instituto soñaba con ser un gran empresario cuya empresa iba a cotizar en el IBEX 35 (como poco…). Con el tiempo creé mi primera empresa, de la que sentía vergüenza por no tener una oficina (ya que no me lo podía permitir).

También he trabajado por cuenta ajena,  resignado por no poder tener mi propia empresa, resignado porque había empleados que cobraban más que yo, resignado porque no tenía mi propio despacho…

Pero también he cometido otros errores, como contratar grandes equipos de personas antes incluso de tener un producto mínimo viable que vender…

Podría escribir un libro con los errores que he cometido a lo largo de mi vida llevado por el Ego y lo mejor de todo, yo nunca tenía la culpa de los errores que cometía…

 

Dolor y sufrimiento

En esta Vida, existen tres tipos de personas, 1.- las que se resisten contra el Universo y no consiguen sus objetivos, 2.- las que se resisten contra el Universo y triunfan y 3.- las que aceptan el Universo y son felices.

No es lo mismo luchar contra el universo (no aceptar una situación) y luchar contra las Leyes del Universo.

Resistirte al orden natural del Universo, con indiferencia del resultado obtenido, tiene un coste muy grande, generalmente en salud, pero también lo puede tener en las relaciones familiares y en la economía.

Cuando existe un problema es porque todavía no hemos aceptado algo, una situación. El humano puede encontrar cuatro tipos de problemas, a saber: 1.- problemas de salud, 2.- problemas económicos, 3.- problemas de relaciones humanas y 4.- problemas de ubicación (no estamos a gusto o no somos felices en el entorno en el que vivimos, tenemos problemas de adaptación).

Un buen líder tiene que tener conciencia de sí mismo, pero también debe ser consciente de qué situación tienen los miembros de su equipo.

Cuando tenemos un problema debemos preguntarnos, ¿que no acepto?¿a que me estoy resistiendo? Observa y pronto encontrarás la respuesta que te ayudará a encontrar el camino hasta el final del tunel.

 

El líder es maestro 

Volviendo a nuestras organizaciones, el líder no debe bajo ninguna circunstancia criticar el trabajo de sus compañeros (su equipo), esto no quiere decir que no pueda desear mayor calidad en los resultados. Se trata de explicar de una forma objetiva y sin juzgar que estás buscando y los motivos por los que buscas ese resultado. (ver más arriba los conceptos de empatía y asertividad).

El equipo de trabajo debe estar informado en todo momento de cuáles son los objetivos a alcanzar y cuál es el papel de cada uno de ellos dentro de la organización. Solo de esta forma podrán trabajar en equipo de una forma eficiente.

No existe maestro, el maestro es uno mismo, el maestro está en tu interior, solo si eres consciente y trabajas con consciencia podrás alcanzar la excelencia. El maestro es el Ser.

 

Conclusiones

En este artículo me he referido a la conciencia muy orientada al papel del líder en una organización, no obstante, el concepto de conciencia que he querido transmitir es muy extrapolable a cualquier persona, sea líder o no.

Todas las personas poseemos una mente, tenemos pensamientos así como una personalidad, un ego… por ello este es un artículo muy transversal y aplicable a la Vida.

Dada la naturaleza empresarial de este artículo no he querido profundizar en muchos conceptos que hemos mencionado, no obstante, es suficiente hacer una búsqueda en Google para encontrar y ampliar la información que en este artículo he expuesto.

Sobre el autor

Santiago Vitola, emprendedor en serie, empresario y mentor de emprededores. Presidente y director general de N+E Business School (http://negociosyestrategia.com), presidente de FEPED (Foro de emprendedores y profesionales en las economías digitales, https://feped.org) y director general de EconomiaNews.es