Inteligencia Emocional y Liderazgo

Y vuelvo con otro artículo dentro de la serie sobre liderazgo, si la semana pasada hablamos sobre Neuroliderazgo esta semana haremos lo propio con la Inteligencia Emocional, dos conceptos que deben ir de la mano para alcanzar un mejor resultado a la hora de gestionar organizaciones.

La inteligencia emocional es la capacidad de percibir, expresar, comprender y gestionar las emociones correctamente, de un modo que facilite las relaciones con los demás, la consecución de metas y objetivos, el manejo del estrés o la superación de obstáculos.

Para ilustrar el artículo de hoy me permito ilustrarlo con un relato a modo de ejemplo.

Comencemos.

Alquisena es el nombre ficticio de una gran empresa que está experimentando problemas tras cinco décadas de éxitos empresariales.

Actualmente se enfrenta al reto de pivotar su modelo de negocio para sobrevivir a las nuevas circunstancias derivadas del establecimiento de un nuevo paradigma digital así como un entorno cambiante e incierto fruto de la excepcional crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19.

Puede que también te interese…

 

El equipo directivo liderado por Hugo Perez (nombre ficticio) que tantos triunfos ha traído a la empresa en los últimos 15 años no está sabiendo enfrentarse a esta situación. La pérdida constante de clientes así como el aumento galopante de la morosidad ha llevado al consejo de accionistas a la drástica decisión de buscar un nuevo liderazgo que lleve las riendas de la empresa en esta nueva etapa.

Se resuelve buscar un talento innovador dentro de la empresa, una persona con capacidad de adaptar su perfil a diversos estilos de liderazgo en función de las necesidades concretas de la empresa.

Ya comentamos en anteriores artículos la necesidad de contar con un líder con la capacidad de adaptar su estilo de liderazgo a las circunstancias por las que atraviese la empresa.

 

Capacidades que tiene que tener el líder

Una vez determinada la necesidad de contar con un nuevo liderazgo en la empresa, el consejo de accionistas se reunió para determinar cuáles eran las capacidades y actitudes que debía tener el nuevo líder.

 

  • El líder debería poder adoptar diferentes estilos en función de las señales que perciba en la plantilla
  • Gestionar el cambio, siendo capaz de adaptarse a nuevas situaciones  y de afrontar los problemas
  • La capacidad de atención, gestionando diferentes estímulos de forma eficaz para poder tomar decisiones más acertadas
  • Elevada capacidad de aprendizaje, siendo capaces de retener los conocimientos adquiridos con más facilidad
  • Alto nivel de inteligencia emocional, tanto para entender y manejar los propios sentimientos como los de los demás

Tras un largo proceso de selección y una dinámica de trabajo el consejo de accionistas por fin pudo fichar un nuevo CEO para la empresa.

 

Esbozando una estrategia de liderazgo

El nuevo líder Daniel Lopez (nombre ficticio) tras reunirse con el consejo directivo y entrevistar a los líderes de los diferentes equipos de trabajo llega a la conclusión de que en un primer lugar tiene que adoptar un perfil autoritario con el fin de cumplir con los objetivos establecidos por el consejo directivo.

Tras analizar detenidamente la situación, establece una estrategia de liderazgo para los próximos años con el fin de volver a una situación normal en la que la democracia y la participación sea la norma general en la toma de decisiones.

 

La tarea del líder es llevar a la gente desde donde están hasta donde no han estado. 

(Henry Kissinger)

El nuevo líder Daniel Lopez se formó concienzudamente en las nuevas técnicas de liderazgo aportadas por la disciplina del neuroliderazgo, esta disciplina de base científica se centra no sólo en los procesos mentales del individuo sino también en cómo estos influyen y son influenciados por el entorno. Estos nuevos conocimientos le permitirán tratar a cada empleado de forma individual a fin de motivarlos y hacerles sentir parte del proyecto.

Una de las primeras medidas que adoptó el nuevo líder fue incorporar a su departamento de talento a una psicóloga y a un coach que orientarán a los líderes de los diferentes departamentos así como a los empleados que lo necesitasen. Además estos nuevos fichajes serían los encargados de crear dinámicas de equipo que cohesionasen a la plantilla en el proceso de digitalización y transformación de la empresa.

La plantilla pronto aprendió que las aportaciones de la psicología (comportamiento del cerebro) y la  neurociencia (anatomía y fisiología del cerebro) no reemplazan las prácticas convencionalmente asociadas con el liderazgo sino que las complementan y amplían considerablemente su alcance y eficacia.

La nueva psicóloga de la empresa explicó a los líderes de los diferentes equipos que el Neuroliderazgo es una técnica de gestión de equipos que incluye comunicación verbal y no verbal, así como la personalización al máximo de cada mensaje que se lanza a la plantilla.

También aprovechó la sesión para introducir los conocimientos aportados por el estudio de la Inteligencia Emocional, no obstante aprenderían más al respecto con el nuevo coach de la empresa.

 

¿Qué es la Inteligencia Emocional?

En una de las sesiones de coaching programadas en la empresa, los equipos pudieron aprender que existen múltiples teorías acerca de la inteligencia, los griegos introdujeron el “monopolio” de la inteligencia analítica y del razonamiento que en cierto modo es la que se aplica en los programas educativos actuales, pero las capacidades y habilidades necesarias para tener éxito en la vida eran otras que iban más allá del uso de la lógica y la racionalidad.

El cociente intelectual​ o coeficiente intelectual (CI en forma abreviada; del alemán Intelligenzquotient o IQ) es un estimador de la inteligencia general, resultado de alguno de los test estandarizados diseñados para este fin. Los psicólogos franceses Alfred Binet y Théodore Simon publicaron, en 1905, la prueba llamada Edad Mental. La puntuación en la escala de esta prueba de Binet-Simon revelaría la edad mental del niño. La medida de la inteligencia consistía en la división de la edad mental entre la edad cronológica y se multiplicaba el resultado por 100, dando como resultado el mencionado cociente.

El coach explicó que la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, ya recogía la existencia de múltiples inteligencias y que sería Daniel Goleman el encargado de popularizar La Inteligencia Emocional.

 

  • La Teoría de las Inteligencias múltiples aportó una gran novedad frente al paradigma de una inteligencia única que daba por hecho que el CI determinaba el éxito que iba a tener una persona. Gardner propuso que la vida humana requiere del desarrollo de varios tipos de inteligencia. A saber:

 

    • Inteligencia lingüística
    • Inteligencia lógico-matemática
    • Inteligencia visual y espacial
    • Inteligencia musical
    • Inteligencia corporal cinestésica
    • Inteligencia naturalista
    • Inteligencia interpersonal o social.
    • Inteligencia intrapersonal

 

  • La inteligencia Emocional fué ampliamente descrita y analizada por Daniel Goleman y como ya hemos visto al principio de este artículo consiste en un tipo de inteligencia que nos permite detectar y comprender las emociones propias y ajenas pudiendo empatizar con otras personas.

 

Beneficios de la Inteligencia Emocional

En una sesión conjunta entre el coach y la psicóloga explicaron a la plantilla y a los líderes de equipos los innumerables beneficios de la inteligencia emocional tanto en el crecimiento y desarrollo personal como en el crecimiento profesional.

Le contaron a los asistentes que los mejores líderes parecen apoyarse en las emociones más que en simple la lógica.

Al finalizar la sesión los equipos ya habían adquirido el conocimiento de que nuestras emociones y sentimientos son factores determinantes en la toma de decisiones, las emociones forman parte intrínseca de nuestro comportamiento y es por ello que ante una misma situación en un mismo entorno dos personas reaccionen y actúen de forma diferente.

Así pues, es de vital importancia lograr un  autocontrol emocional que nos permita reflexionar y dominar nuestros sentimientos o emociones.

La Inteligencia Emocional nos permite obtener un conocimiento de nuestros propios sentimientos y emociones así como interpretar los estados emocionales de los demás, es lo que se conoce como empatía.

 

Automotivación y Autoestima

A la semana siguiente, la psicóloga de la empresa reunió a los líderes de los diferentes equipos para explicarles el concepto de automotivación y autoestima.

Como su propio nombre indica el sufijo “auto” significa a uno mismo, por lo que es muy importante aprender a conocerse a uno mismo y relativizar aquello que venga del exterior. Tenemos que aprender a hacer las cosas porque nosotros queremos y nosotros lo necesitamos y no por satisfacer a alguien que nos dice que es lo que queremos.

 

  • La psicóloga de la empresa, explicó que la Automotivación nos permite enfocar las emociones hacia objetivos y metas de una forma eficiente, sin dejarnos caer en la tentación de rendirnos o sucumbir ante los obstáculos que se nos puedan presentar.
  • Por su parte, la Autoestima es una valoración que una persona hace de sí misma, en gran parte de los casos, omitiendo la razón y la lógica.

 

La autoestima y la automotivación son dos herramientas fundamentales para no ceder a las metas a corto plazo que pueden llegar a eclipsar los objetivos a largo plazo. Muchas personas, por falta de confianza en sí mismas prefieren “pájaro en mano que ciento volando” por lo que se aferran a un objetivo logrado y dejan escapar un objetivo más importante.

La capacidad de renunciar a las recompensas inmediatas para poder optar a recompensas a medio o largo plazo es una de las capacidades psicológicas que más útiles resultan a la hora de alcanzar metas ambiciosas.

Si bien es cierto que es fundamental establecer hitos por el camino que permitan alcanzar nuestro gran objetivo, no hay que conformarse con los pequeños resultados y hay que seguir creciendo.

 

Inteligencia Emocional y Empatía

Pero en esta sesión no solo se habló de Automotivación y Autoestima, también se profundizó en el concepto de la Empatía que tan relacionado está con una desarrollada Inteligencia Emocional. 

También te puede interesar:

 

Al finalizar la sesión los líderes de los equipos tenían claro que las personas empáticas son las que, en general, tienen mayores habilidades y competencias relacionadas con la IE y estas serían las personas que deberán llevar a la empresa a alcanzar su transformación y nuevo amanecer.

 

Inteligencia Emocional y Relaciones Sociales

En una ocasión el nuevo líder Daniel Lopez (nombre ficticio) se reunió con su equipo de talento para explicarles que las relaciones sociales son imprescindibles para nuestra felicidad personal así como para un buen desempeño laboral, por lo que iban a estudiar la apertura de los espacios para permitir una mejora en la comunicación así como la optimización del trabajo en equipo.

Aprovechó la ocasión para explicar que la inteligencia social está intimamente relacionada con la Inteligencia Verbal,ya que implica saber comunicarse con los demás, interpretar de forma correcta los mensajes y transmitir de forma efectiva.

Sobre el autor

Santiago Vitola, emprendedor en serie, empresario y mentor de emprededores. Presidente y director general de N+E Business School (http://negociosyestrategia.com), presidente de FEPED (Foro de emprendedores y profesionales en las economías digitales, https://feped.org) y director general de EconomiaNews.es